Dinero siempre dinero

Dinero siempre dinero

marzo 2, 2019 5 Por Ninoska

Antes de contar cómo realicé mi primera inversión, siento la necesidad de contar mis antecedentes.

Antecedentes

Como ya saben , hacía dinero vendiendo en el colegio y liceo, ropa, trajes de baño, bisutería, chocolates, adornos navideños y otras cosas.

Cumplí 14 años y me faltaba 1 año para graduarme de secundaria, cuando comencé a asistir a un gimnasio; era la mejor alumna, me gustaba tanto que cuando faltó una de las profesoras, me puse inmediatamente a la orden para suplir esas horas de clases.

El apoyo de mis padres

Con autorización de mis padres, me convertí en una de las profesoras de aeróbics del gimnasio…excelente!!! me gustaba, me mantenía en forma y ganaba dinero…(actualmente no hay vestigios de esa profe, jajaja).

La Universidad

Llegó la entrada a la Universidad!!! 16 años, becada y me mandan con mi hermana a la capital a estudiar… adivinen! pues quise comerme el mundo, no paré de festear y pasó lo inevitable: no logré pasar el año! así que mis padres me matarían!

Pero no, sólo me quitaron completamente la manutención y me dieron el mega sermón: “si quieres ser alguien en la vida, resuelve y ve cómo sigues estudiando”.

Otra oportunidad

El jesuita que me había becado (QEPD) me dio una bofetada (suave, no crean que fue un verdugo) y me dijo: “si no pasas el año que repetirás, te quito por siempre la beca, estudia!”

¿Mis salvadores? el jesuita (QEPD) que me volvió a dar la beca y mi cuñado (QEPD), quien me sentó y me dijo: “yo te pagaré todo, pero pasas o pasas de año, de lo contrario, deberás pagarme todo lo que gaste en ti”.

Mamá y papá de observadores, pero lo logré! pasé de año y volvió el apoyo económico de mis padres.

Mi casa de estudios: Universidad Católica Andrés Bello – Caracas, Venezuela.

Sorpresa

Segundo año de carrera universitaria y quedo embarazada!!! Guao! Ahora? “Pues ahora nada Ninoska, estudia, te gradúas como sea, yo me encargo del niño mientras vas a la universidad y cuando nazca, buscas un empleo medio tiempo para ayudar “, me dijo mi padre (QEPD), y mi madre siempre le apoyó.

Trabajar y estudiar

A partir de que nació mi primer hijo trabajé part time y luego me cambié de noche para trabajar full time, pero me gradué!!! Sentí que honré a todos quienes no me abandonaron.

Posterior a mi graduación, trabajé como empleada (aunque siempre tenía algo que vender, era como inevitable querer tener siempre dinero de más).

Expandiendo el horizonte

Pero ese primer viaje a Orlando me hizo conocer otra otra realidad y pellizcarme para decirme: tengo que ser libre y ser productiva de manera independiente…

Allí tomé la decisión!
En el próximo relato contaré cómo lo hice y hasta dónde llegué.