Mi vena turca

Mi vena turca

febrero 24, 2019 3 Por Ninoska

Antecedentes comerciales


Viniendo de una familia de comerciantes por ambos padres, crecí sumergida en las ventas de ropa, juguetes, relojes y un sin fin de productos más, que se quedarían locos si los menciono.

Así transcurrieron mis años de infancia y juventud; haciendo la salvedad de que vendí hasta chocolates en la escuela para sentir que de alguna manera llenaba mis bolsillos.

Mi financista

Y fue de esa manera como llegaba a arreglar cuentas con papá, quien me financiaba la mercancía.

Familia de comerciantes

Crecí entre padres y hermanos(as), todos comerciantes y hablando siempre de dinero. Aún adulta sigo vendiendo lo que sea, mientras me sienta cómoda.

Aunque nunca me gustaron las ventas puerta en puerta, siempre encontré la manera de vender y lo hacía con facilidad, sobre todo, sin tocar puertas.

Revolución tecnológica

Cuando llegó la revolución tecnológica, llegó mi despegue, pero no todo fue color de rosas; sin embargo, cada fracaso o intento fallido fue una práctica.

Herramientas tecnológicas que considero hay que manejar sí o sí. Igual tuve fracasos, ojalá siempre los planes salieran perfectos, pero hay que avanzar.

Construir futuro

Con este pequeño relato, doy apertura a esta sección de consejos o asesorías para ahorrar, inclusive para invertir, ya que me parece fundamental construir un futuro sustentable para nosotros.

Y por la misma razón, para mí es muuuy importante enseñar a nuestros hijos a crear ese futuro sustentable desde temprano.

¿El objetivo?

Indudablemente, evolucionar y prosperar, desechando la mentalidad de escasez, pobreza y del “no puedo” que tanto bloquea la vida que cada quien se merece.

Hay que despertar y evolucionar

Mantendré viva esta sección con artículos, tips, consejos y todo lo necesario para poner mi grano de arena en la motivación que el mundo necesita, para despertar y vivir mejor.

Espero sus comentarios.